Beneficios del martillo de frío-calor.

El martillo o transmisor de frio-calor es uno de los aparatos que sin duda no deben faltar en cualquier centro o clínica estética. Esta herramienta de trabajo tiene múltiples funciones y beneficios para la piel, especialmente para los tratamientos faciales. El martillo cuenta con dos funciones principales, la de calor actúa directamente sobre la piel relajando los músculos, mejorando y estimulando la circulación sanguínea y abriendo los poros. El lado opuesto del transmisor, aplica frío sobre las zonas tratadas, ayudando a reducir las arrugas y suavizando la piel.

Pero, ¿para qué más podemos usarlo? Aunque su función más generalizada es la de abrir los poros antes de una limpieza de piel, también puede ser utilizado para activar las células antes de someterse a algunos tipos de operaciones abriendo los poros y luego cerrándolos.

El uso del martillo en modo frío, también es muy beneficioso para después de tratamientos de dermoabrasión diamante, ayudando a cerrar los poros y suavizar la piel. Para los tratamientos de peeling, el frío ayuda a calmar la piel y reducir el enrojecimiento. El modo caliente del martillo, ayuda de igual manera a la absorción de nutrientes para la piel y en el caso de la inyectologia y mesoterapia facilita la anestesia en la zona a tratar, calma la picazón y la hinchazón que suele producir la aguja.

Entre los beneficios más destacados del martillo de frío-calor se encuentra la relajación. Aplicar el calor del martillo sobre la piel relaja los músculos y reduce el estrés, al mismo tiempo mejora el sistema circulatorio.

En muchas ocasiones los poros infectados pueden ser una verdadera molestia para quien los sufre, por eso el martillo calienta los poros de la cara para facilitar el limpiado, eliminar las toxinas, el exceso de grasa y bacterias. Al abrir los poros, tanto de la cara como del resto del cuerpo, ayuda a que nuestro organismo absorba mejor los tratamientos, como por ejemplo las máscaras faciales y corporales.

Otro beneficio muy destacado del transmisor en frío, es su eficacia a la hora de suavizar la piel, calmar la irritación y ayuda a reducir la piel inflamada. Por otro lado, el martillo mejora la elasticidad de la piel, tensándola y suavizando las arrugas. También, contrae los vasos sanguíneos de la cara y mejora la piel que ha sido sometida a una exposición excesiva de sol.

El transmisor frío-calor es un aparato ideal para afianzar los tratamientos de ultrasonidos, fototerapia, inyectologia, mesoterapia, entre otros, con el fin de mejorar la experiencia del cliente y aumentar la duración de los tratamientos.

En Material Estética contamos con varias opciones de frío-calor. Te invitamos a conocerlos y buscar el que mejor se adapte a tus necesidades.

TRANSMISOR FRIO-CALOR B-SYSTEM

1 comentario en “Beneficios del martillo de frío-calor.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Comparte en ...

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
ME

ME

¿Quiere comprar nuestro material?

un comercial se pondrá en contacto con usted