Filtros

Gimnasia pasiva: Aprende a usar el electroestimulador profesional en 3 simples pasos

Electroestimulador profesional

 

La electroestimulación o gimnasia pasiva no es un término nuevo para los amantes del fitness, y es que desde hace varios años, la televisión y el internet se han visto inundados con anuncios de este tipo de tratamientos. Ahora bien, son precisamente este tipo de infomerciales los que han restado credibilidad a este tipo de prácticas. No obstante, lo cierto es que aquellas personas que desean cuidar su cuerpo, pueden obtener muy buenos resultados gracias a la gimnasia pasiva siempre y cuando se tomen en cuenta ciertos aspectos.

Pero, antes que nada, tenemos que definir qué es la electroestimulación y para qué sirve…

¿Qué es la electroestimulación?

También conocida como gimnasia pasiva, recibe su nombre gracias a que consiste en una serie de impulsos eléctricos de bajo impacto, estos generan contracciones musculares a través del nervio motor. Aunque desde hace varias décadas esta ha sido utilizada para la rehabilitación muscular y la medicina deportiva, lo cierto es que los avances de la ciencia han permitido que esta práctica, poco a poco, se haya convertido en lo que es hoy: una forma de sanar lesiones deportiva, pero además tiene aportes al mundo de la estética y el fitness.

Ventajas de las terapias de electroestimulación:

– Gracias a su naturaleza, es incapaz de producir agotamiento, por lo que se pueden realizar más repeticiones.

– Al contrario de lo que sucede con las contracciones voluntarias, con esta práctica la tensión se mantiene por mucho más tiempo en el músculo.

– Se obtiene un aumento de la masa muscular en mucho menos tiempo.

Desventajas del uso de la gimnasia pasiva:

– Con ella, los atletas no pueden desarrollar habilidades de coordinación y tampoco se puede estimular correctamente el metabolismo.

– Ya que no tiene adaptaciones cardiovasculares, no existe la posibilidad de trabajar el músculo cardíaco.

– Se inhibe el mecanismo natural de defensa del organismo.

¿Qué es un electroestimulador?

Para aplicar corriente sobre las terminaciones del sistema nervioso se necesita una herramienta que sea segura y cómoda, este es el electroestimulador profesional y consiste en un aparato generador de corriente, esta produce impulsos eléctricos leves pero con la energía suficiente para generar una reacción en aquellas células que son capaces de regenerarse (bien sean músculos o el sistema nervioso).

¿Cómo escoger el electroestimulador correcto?

Si quieres comenzar a aprovechar las bondades de un electroestimulador, pero no estás cien por ciento seguro de cuál elegir, te compartiré algunas cosas que debes tener en cuenta antes de hacerlo. Lo primero que debes saber es que necesitas escoger un aparato con una baja frecuencia, pero a su vez, este debe ser lo suficientemente potente como para asegurar las contracciones musculares características de la gimnasia pasiva. La potencia ideal debe estar entre los 1 a 120 Hz, por encima de esto, el dispositivo puede causar quemaduras, irritaciones o sensaciones eléctricas poco agradables.

Otro aspecto a notar son los canales o vías de salida de la energía (también conocidos como electrodos). ¿Por qué? Sencillo, mientras más salidas eléctricas el electroestimulador posea, mayor será el alcance que tendrá sobre los diferentes grupos musculares de nuestro cuerpo.

Ahora sí, estos son algunos de los mejores trucos para utilizar un electroestimulador profesional…

#1 ¿Qué quieres hacer?

Dependiendo de tu objetivo, existen diferentes planes que puedes llevar a cabo con un electroestimulador. Ahora bien, todos los electroestimuladores que se encuentran en el mercado vienen con un manual para el usuario sumamente detallado. Además, cuentas con el asesoramiento y ayuda de Material Estética.

#2 Es momento de los electrodos

Cada electrodo (o salida de corriente) es bipolar, esto quiere decir que tiene carga positiva y negativo. Entonces, ya que se trata de electricidad, es importante que se sigan las instrucciones de fabricante al pie de la letra, esto con el objetivo de obtener los mejores resultados (y, por supuesto, evitar posibles quemaduras o molestias).

#3 ¡Enciende el aparato!

Luego de que hayas colocado todos los electrodos de forma correcta en cada una de las áreas que deseas trabajar, es momento de encender el electroestimulador y programarlo de acuerdo a tus necesidades. Aquí deberás escoger entre las modalidades de estimulación, que suelen ser: baja, media y alta; además necesitaras elegir el tipo de onda que utilizarás (relajación, fuerza explosiva, programas de drenaje, entre otros). Dependiendo, podrás programar sesiones semanales, estas irán cambiando automáticamente con el paso de los días.

¿Qué tan efectiva es la electroestimulación para tonificar el cuerpo?

La gimnasia pasiva es utilizada como complemento de entrenamientos pesados, así como también es ampliamente usada para tratamientos de rehabilitación. Sin embargo, son muchas las personas que creen que este tipo de prácticas por sí solas funcionan para perder peso y deshacer la celulitis, pero lo cierto es que esta es una verdad a medias.

Sí, el electroestimulador profesional puede funcionar para desaparecer esos kilitos de más. No obstante, por sí solo no tendrá los resultados esperados. Para perder peso es necesario disminuir la ingesta calórica, además son necesarios ejercicios de cardio y, como ya mencionamos al inicio de este post, la gimnasia pasiva no trabaja el músculo cardíaco.

Entonces, ¿cómo podemos potenciar los resultados del electroestimulador? Sencillo, sólo debes tener en cuenta algunos consejos fitness: reduce tu ingesta calórica, bebe al menos dos litros de agua diaria, aumentar el consumo de frutas y verduras y caminar al menos 20 minutos diarios, esto suplirá los ejercicios de cardio tan necesarios para perder peso.

Antes de terminar, ¿esta práctica tiene contraindicaciones?

Claro que sí, recuerda que estamos hablando de un aparato que proporciona energía eléctrica directamente al cuerpo humano, por lo que debe ser usado con mucho cuidado. No está recomendado en pacientes con marcapasos, mujeres en estado de gestación, personas con lesiones recientes, hemorragias activas, procesos infecciones, fracturas recién hechas y, por último, no debe aplicarse en los ojos o sus alrededores, así como tampoco vía oral.

La tecnología nos permite llegar a límites que nunca habríamos imaginado, y es que con ayuda de este aparato, se pueden reducir centímetros, aliviar lesiones, potenciar entrenamientos y muchas otras cosas, sin apenas realizar ningún movimiento. La gimnasia pasiva ha aumentado sus seguidores en los últimos años y después de saber todo esto, podemos entender el porqué.

Entonces, ¿qué dices? ¿Estás listo para utilizar la gimnasia pasiva?

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


 Opiniones

Atención al cliente
(+34) 972 109 109
WhatsApp
+34 627 033 224
Email
info@materialestetica.com
Horario
L - V: 9h a 13h y 15h a 19h