fortalecer uñas fragiles

Cómo fortalecer las uñas dañadas: consejos, causas y tratamientos

Las uñas dañadas no son una simple preocupación estética, sino también una realidad común que afecta a muchas personas, especialmente a mujeres. Además de los desafíos prácticos que pueden ocasionar, las uñas frágiles también presentan un riesgo añadido: su vulnerabilidad frente a microorganismos oportunistas. La fragilidad ungueal puede aumentar el peligro de infecciones por hongos o bacterias, añadiendo una capa extra de preocupación para quienes buscan fortalecer sus uñas. 

En este artículo, exploraremos a fondo las causas detrás de las uñas quebradizas y proporcionaremos soluciones para fortalecerlas. Descubre cómo cuidar tus uñas va más allá de la estética y se convierte en un acto fundamental para tu bienestar general. ¡Acompáñanos en este viaje hacia unas uñas fuertes y saludables!

Causas de las uñas quebradizas

Las uñas dañadas pueden ser el resultado de una variedad de factores que afectan su salud y resistencia. Comprender las causas es esencial para abordar este problema de manera efectiva. A continuación, exploraremos las razones más comunes detrás de la fragilidad ungueal:

  • Deficiencias nutricionales

La falta de nutrientes clave, como biotina, hierro y zinc, puede debilitar las uñas, haciéndolas propensas a la rotura. Una dieta equilibrada es fundamental para mantener la salud de las uñas desde adentro.

  • Exposición a sustancias agresivas

El contacto frecuente con productos químicos agresivos, ya sea a través de detergentes, limpiadores o solventes, puede erosionar la capa protectora de las uñas, dejándolas vulnerables y propensas a la fragilidad.

  • Uso excesivo de esmaltes y removedores

La constante aplicación de esmaltes y el uso frecuente de quitaesmaltes con componentes fuertes pueden debilitar las uñas, volviéndolas más propensas a las grietas y roturas. Sobre todo, el uso de tornos para el retirado de geles acrílicos y esmaltes permanentes. 

  • Factores ambientales

Condiciones climáticas extremas, como el frío intenso o la exposición prolongada al sol, pueden deshidratar las uñas, haciéndolas quebradizas. Además, la falta de humedad ambiental contribuye a la sequedad y fragilidad.

  • Hábitos diarios inadecuados

Acciones aparentemente inofensivas, como morderse las uñas o utilizarlas como herramientas, pueden dañar la estructura y favorecer la aparición de uñas quebradizas.

  • Condiciones de salud subyacentes

Problemas de salud subyacentes, como deficiencias hormonales o problemas de tiroides, pueden manifestarse a través de la fragilidad ungueal. Es importante considerar la salud general al abordar este problema.

Al comprender estas causas fundamentales, podrás tomar medidas específicas para fortalecer tus uñas desde la raíz y mantenerlas en óptimas condiciones.

Uñas dañadas: consejos para evitarlo 

Prevenir las uñas quebradizas es tan crucial como tratarlas. Adoptar prácticas saludables y evitar ciertos hábitos puede marcar la diferencia en la fortaleza de tus uñas a largo plazo. Aquí te presentamos consejos efectivos para mantener tus uñas en óptimas condiciones y prevenir el daño:

  • Hidratación regular:

Mantén tus uñas y cutículas hidratadas aplicando regularmente cremas o aceites específicos. La hidratación ayuda a prevenir la sequedad y la fragilidad. En Material Estética disponemos de diferentes productos para ello; te los presentaremos más adelante. 

  • Uso de guantes de protección:

Al realizar tareas domésticas o trabajar con sustancias químicas, utiliza guantes protectores para evitar la exposición directa de tus uñas a agentes dañinos.

  • Limita la exposición al agua:

La exposición prolongada al agua, ya sea al lavar platos o tomar largos baños, puede debilitar las uñas. Limita el tiempo de contacto con el agua y sécate bien después.

  • Corte y lima correctos:

Utiliza herramientas de manicura adecuadas y evita cortar las uñas demasiado cortas. Además, limarlas en una sola dirección ayuda a prevenir la rotura.

  • Elección de esmaltes y removedores de calidad:

Opta por esmaltes de uñas y removedores sin químicos agresivos y que sean de calidad. Escoge productos que sean suaves para no debilitar la estructura de tus uñas.

  • Alimentación equilibrada:

Incluye en tu dieta alimentos ricos en nutrientes esenciales para fortalecer las uñas desde el interior. Esto puede incluir biotina, hierro, zinc y vitaminas del grupo B.

  • Evita el uso excesivo de uñas como herramientas:

Abstente de utilizar tus uñas para tareas como abrir envases o rascar superficies. Este hábito puede dañar tus uñas.


Cómo fortalecer las uñas dañadas

Ahora que comprendemos las causas y hemos establecido prácticas para prevenir el daño, centrémonos en estrategias efectivas para fortalecer las uñas ya dañadas. Estos métodos no solo abordan los síntomas superficiales, sino que también promueven una salud óptima de las uñas desde su base.

Tratamientos nutritivos: incorpora alimentos ricos en biotina, como nueces, semillas y pescado, para fortalecer tus uñas desde adentro. 

Mascarillas caseras: aplica mascarillas naturales en tus uñas para proporcionarles nutrientes adicionales. Mezclas de aceite de oliva, miel y limón pueden tener propiedades fortalecedoras y nutritivas.

Productos fortificantes: utiliza esmaltes y tratamientos específicos formulados para fortalecer las uñas. Estos productos a menudo contienen ingredientes como queratina, calcio y vitaminas diseñadas para mejorar la estructura de las uñas. En Material Estética recomendamos indiscutiblemente el endurecedor Cure Express de Peggy Sage. Un tratamiento que en dos semanas devuelve a tus uñas la fortaleza de siempre.

Aceites esenciales: masajea regularmente aceites esenciales, como aceite de almendra o aceite de jojoba, en tus uñas y cutículas. Estos aceites no solo hidratan, sino que también fortalecen las uñas frágiles.

Descanso de esmaltes: da un descanso a tus uñas de los esmaltes y tratamientos químicos. Permitir que respiren sin cobertura constante puede ayudar en su proceso de recuperación.

Cuidado de cutículas: no descuides el cuidado de tus cutículas, ya que su salud está directamente relacionada con la fortaleza de las uñas. Utiliza cremas específicas y evita cortarlas en exceso.

Hidratación continua: mantén la hidratación constante de tus uñas y manos. Aplica regularmente cremas hidratantes para prevenir la sequedad y la fragilidad.

Limita la exposición a agentes agresivos: reduce en la medida de lo posible la exposición de tus uñas a productos químicos fuertes y agentes agresivos. Siempre utiliza guantes al realizar tareas domésticas que involucren el uso de sustancias dañinas.

Al seguir estos consejos, estarás dando pasos significativos hacia unas uñas más fuertes y saludables. En Material Estética te ayudamos a conseguir unas uñas bonitas y saludables. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Comparte en ...

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Estefania Expósito

Estefania Expósito

¿Quiere comprar nuestro material?

un comercial se pondrá en contacto con usted